Extraído de colectivovisualantof

Esta es la historia de una bahía declarada zona de sacrificio. Es el relato vivo de pobladores y pobladoras que se resisten a aceptar el saqueo y el daño ambiental a la que ha sido condenada para abastecer de energía a la gran minería del norte de Chile. Es una historia de resignación, pero a la vez de dignidad, lucha y sacrificio. Es una historia que debe ser contada para subvertir la idea de que el desarrollo económico que ha tenido Mejillones no es necesariamente un sinónimo de progreso.

La importancia de Mejillones radica en que ya hay instalado un el terminal de regasificación de gas natural licuado ubicado en la bahía y administrada por GNL Mejillones. Este terminal es parecido al Terminal GNL Penco del Proyecto Octopus que se pretende instalar en Lirquén: el de Octopus es de tipo isla y fuera de la costa, mientras que el de Mejillones recientemente puso un estanque en tierra para el almacenamiento del gas.

Está claro que el terminal no es el único responsable de la contaminación en Mejillones pero si es un actor más que ha contribuido a la industrialización de la zona, o mejor dicho, zona de sacrificio.

Recommend to friends
  • gplus
  • pinterest

About the Author

Deja un comentario