El jueves 29 de mayo se reunió una amplia comitiva del Comité Bulnes Sin Termoeléctricas en la oficina del alcalde con el senador Felipe Harboe a quien, acompañado del concejal de Talcahuano Gustavo Medel, se le manifestó la preocupación de parte de la comunidad frente a la amenaza de pretender instalar la mayor termoeléctrica a gas en el corazón agrícola de la comuna. Marta Figueroa, Nancy Urra, Thelma Guzmán, Blanca Roa, José Jara, Víctor Díaz, José Chandía, Laura Gajardo, Audilio Quiñones, Débora Ulloa, Germán Larraín, Gloria Riquelme y Guillermo Henríquez, esgrimieron sus argumentos que fueron respalados por el alcalde Ernesto Sánchez.

Victor Díaz comenzó describiendo el contexto en que surge el comité y la etapa que se encuentra, proximamente a ingresar su Estudio de Impacto Ambiental (EIA) entre los meses de junio y julio. Díaz afirma que donde se pretende instalar la termoeléctrica “no hay una compatibilidad en relación al proyecto”.”Esta es una comuna esencialmente agrícola, acá no tenemos otro tipo de industria. Y lo más malo es que se quiere instalar en el centro de la agricultura, donde está la potencia agrícola” señala el alcalde Sánchez yendo en contradicción con el Plan de Desarrollo Comunal que el municipio impulsa.

IMG_7220“Acá usted puede ver representantes de privados, agricultores, dueñas de casa, presidentes de juntas de vecinos, que nos hemos unido para dar esta lucha. (…) Usted ya sabe algo del proyecto pero yo estoy seguro que usted no tiene idea de que nosotros existíamos. A todos los que ve usted, todos vivimos de la agricultura de distintas formas. Entonces nosotros estamos haciendo esto con visión de futuro, no queremos ser zona de sacrificio. No queremos que nos pase lo que a nuestros amigos de Coronel que ya están hasta el cuello con la contaminación” declaró Guillermo Henríquez  a lo que Thelma Guzmán del sector urbano complementó “nosotros en la comuna de Bulnes no somos el patio trasero ni de Chillán ni de Concepción ni de Los Ángeles, tampoco somos el patio trasero de las mineras. Sabemos que son las mineras las que necesitan la energía, nosotros no necesitamos la energía, con las hidroeléctricas que contamos basta y nos sobra para nuestras necesidades”.

Sin duda el argumento más contundente para una zona agrícola es “el problema del agua, se nos secan los pozos en el tiempo que no hay agua. Y le queremos dejar estos pozos a nuestros hijos y nietos” critica Marta Figueroa de Milahue a lo que Larraín añade  que las termoeléctricas utilizan entre “380 a 400 litros por segundo. Los pozos que tenemos aquí no dan más de 12 litros por segundo. En esta parcela ya han hecho más de quince pozos, entonces que no me digan que no van a afectar las napas freáticas, las van afectar al largo plazo”.

“Todos los pozos que están a mediana distancia, a diez, quince kilómetros del punto central de la termoeléctrica se van a ver afectados al mediano plazo. Eso va a significar que todas las localidades que representamos acá cercano a Bulnes van a tener problemas en su agua potable, en las casa, en los comités” de agua complementó Audilio Quiñones que es ingeniero agrícola y que es instruido en el tema de riego.

A ello el alcalde agrega “Nosotros estamos entregando agua todos los días al sector rural cuatro camiones aljibes. El estado, el gobierno y la municipalidad están haciendo tremendo esfuerzo para que la gente tenga este elemento vital que es el agua”, además de repartir a las comunas de Quillón y Florida, poniendo como preocupación central la sequía que se agudiza lógicamente de instalarse la termoeléctrica.

Germán Larraín vive desde hace treinta años en el campo y a un kilómetro de donde se pretende instalar la industria contaminante. “Es una vida dura, no es fácil ser agricultor. Dependemos de la inclemencia del tiempo, dependemos de muchos otros factores. Cuando uno cierra las puerta de la casa a las seis de la tarde nosotros todos los que estamos aquí estamos preocupados por las papas que tenemos en la chacra. Es una forma de vida, por algo nosotros preferimos vivir así. Entonces, que nos pasen la aplanadora por encima y nos instalen un proyecto de esta magnitud para nosotros es terrible. Mi vida es la agricultura. Vengo de una herencia en que toda mi famila siempre ha sido agrícola. (…) Yo lo único que pido es que vean la parte humana, no es todo números. Por qué instalan un proyecto ahí cuando es solamente buscando la rentabilidad del proyecto, porque está en línea recta con (la subestación) Charrúa y tienen un río donde van a poder sacar todos los desechos”, así como también la región es atravesada por el Gasoducto del Pacífico que pasa por el terreno comprado por la empresa, infraestructura por la que pretende trasladar el gas en caso de que se instale el terminal y gasodcto en Lirquén, el otro tentáculo de Octopus.

IMG_7228“Nosotros nos dedicamos a otra cosa que es el campo. Estar oponiéndonos a una termoeléctrica la verdad que no es nuestro fuerte; eso no quiere decir que vamos a ser débiles para oponernos, nos vamos a oponer con todo y en todas partes pero ustedes son los que tienen que generar leyes para que esto se ordene” haciendo una crítica José Jara a la nula planificación estratégica y ordenamiento territorial quedando las comunidades a la deriva de las inversiones privadas que buscan ganancia al menor costo de su bolsillo.

“Yo soy padre de dos niños en que uno tiene ocho y otros doce años ¿Y yo que le quiero dejar a ellos? A mi me encanta la vida que yo tengo, libre, tranquila, por lo que no queremos que nos vengan invadir las industrias. La zona de Bulnes, de Ñuble, somos cien por ciento agrícola. Entonces, dentro de mi cabeza me pregunto qué hace una termoeléctrica en una zona agrícola en donde en Ñuble queremos potenciar la agricultura. Es más que nada ver el punto de vista humano que el del negocio” valorando Henríquez la calidad de vida herencia invaluable para sus dos hijos.

“Mi esposo tiene cuarto año básico y yo tengo octavo. Todo lo que cosechamos es para subsistir en el año y si nosotros a futuro no tenemos agua no sé de qué vamos a vivir. Porque no vamos a tener un sueldo y solamente vivimos de la tierra y la agricultura. Entonces es un tema que uno en la noche ni duerme pensando que esa termoeléctrica se instale ahí y no tengamos a futuro que comer. Es una cosa muy preocupante porque no tenemos suficiente estudio para decir ‘me voy a trabajar al pueblo’ ¿En qué si no tenemos estudio? Si ahora hasta para barrer una calle te piden el cuarto medio y no lo tenemos” manifiesta preocupada Gloria Riquelme de San Manuel.

Laura Gajardo siguió la idea agregando que “la empresa está ofreciendo trabajo por muy buen sueldo cuando sabemos perfectamente que eso no va a suceder. Acá en Bulnes no hay ninguna persona está capacitada para que quede trabajando de planta ahí porque no hay gente que esté especializada menos en el sector rural. Entonces, si ellos andan ahora con mentiras y haciendo cosas que no van a cumplir ¿Qué podemos esperar después?”

IMG_7222Quiñones dijo en acto de solidaridad “yo soy de Los Ángeles y trabajo en Bulnes en Los Tilos. Yo podría ser otra personas y decir yo no tengo porqué meterme en este problema pero a mi me gusta la tierra y el campo y yo lo defiendo donde esté”. A lo que Gustavo Medel hizo una corta intervención para decir “la fuerza de ustedes está en estar juntos y organizados. Felicitarlos por eso y solidarizar con la pelea que están dando”.

El senador Harboe también destacó el movimiento argumentando que desde su experiencia le “tocó como subsecretario muchas veces ir donde no hay organización y los discursos son desde la emoción y no de la razón. Aquí yo veo bastante razón en esto que es muy importante”. Esa razón va asociada con los puntos planteados por el comité que el parlamentario resumió “lo que tenemos acá es un problema de afectación de la calidad de vida, la vocación productiva (en este caso agrícola), y de la afectación futura de la disponibilidad del recurso hidríco, el agua”.

Con respecto al conocimiento técnico del proyecto planteó “me reuní en una oportunidad con los emisarios de la empresa que me fueron a ver a la oficina parlamentaria quienes no fueron capaces de explicarme el proyecto sino que más bien me dijieron ‘queremos saber su posición’ (respondiendo yo) primero usted no me conoce a mi, yo no voy a emitir opinión si no tengo alguna información. (…) Hagamos las cosas bien, si usted quiere mostrar el proyecto haga una exposición” se refirió el parlamentario en una reunión que la empresa buscó respaldo político sin informar a la autoridad.

La reunión finalizó comprometiendo al senador a involucrarse en el proceso una vez que se ingrese el EIA, así como involucrar a las autoridades que toman las decisiones a ver el lado humano de las personas, si finalmente el desarrollo económico debiera ir en directa razón con el desarrollo de las personas en todos sus aspectos.

Recommend to friends
  • gplus
  • pinterest

About the Author

Deja un comentario