Curimapu Semillas es una empresa que fue creada con el fin de comercializar semillas en el mercado nacional por parte de agricultores de Ñuble en el año 1996. Como primera etapa se está haciendo con semillas híbridas de maíz de genética Limagrain, empresa líder a nivel mundial en esta área. Curimapu Semillas cuenta con una red de ensayos a lo largo del país, con el fin de seleccionar los mejores híbridos tanto para grano como forraje, para el agricultor nacional.

Respecto a la posible instalación de la termoeléctrica Octopus en Bulnes, muy cerca de sus campos, Curimapu tiene una postura muy crítica frente a los problemas que podría causar no sólo para ellos sino para toda la comunidad.

Se saben un vecino más y por ende trabajarán en conjunto con el resto de la comunidad en las observaciones al proyecto o en las instancias siguientes si es que la empresa no cumple con lo básico. Así lo explica Martín Arrau, gerente de la planta.

- ¿Cuál es la historia desde los inicios de Curimapu, y cómo se gestó la sede en Bulnes?

-Curimapu parte en el año 1996 como un proyecto asociativo de agricultores de Ñuble, como necesidad por la depresión por la que pasan los cultivos tradicionales y la falta de alternativa. En los inicios la empresa se centró en la producción de semillas de frejol a pequeña escala construyendo una primera planta de procesos en Pueblo Seco, San Ignacio. Con los años el negocio fue creciendo y dando frutos, y es así como en el año 2005 la empresa apuesta en la inversión de un nuevo complejo productivo en el sector de Los Tilos en la vecina comuna de Bulnes a pocos kilómetros de su antigua planta. En un comienzo cada kilo de semilla que se exportaba era a pulso, hoy contamos con completos procesos de producción y un equipo humano altamente especializado tras años de mejora e inversión continua, pasando de hacer solo frejol a hoy producir semillas de más de 30 especies como frejol, maíz, maravilla, canola o raps, soya, pepino, zapallo, melón, sandía, repollo, zanahoria, cebolla, etc. exportando desde Bulnes mas de 4 millones de kilos de semillas.

- ¿Qué es lo que hace Curimapu sobre todo con la semilla en la comuna?

-Chile, gracias a condiciones de clima, suelo, sanidad, de política sanitaria, de conocimiento y experiencia se ha transformado en un país líder en la exportación de semillas a nivel mundial, de hecho las semillas son el tercer producto exportado proveniente de la agricultura después de fruta y vino. Se debe entender que casi la totalidad de estas semillas producidas son exportadas para ser sembradas y producir alimentos en otros países, la producción de semillas para autoconsumo en Chile demanda sólo una pequeña fracción de esta enorme industria, Curimapu es un actor dentro de este clúster semillero, tenemos más de 40 clientes, todos extranjeros, de más de una veintena de países diferentes, por lo que debemos cumplir una gran variedad de estándares, y someternos a inspecciones constantes y visitas regulares de nuestros socios. Pero hay que entender que Curimapu no trabaja solo, la producción de semillas es un trabajo en conjunto con más de 250 agricultores semilleristas que trabajan año a año con nuestra empresa, en cifras, Curimapu produce en conjunto con los agricultores semilleristas más de 5 mil hectáreas distribuidas principalmente en Ñuble y algo en otras provincias, lo interesante de esto es que por la naturaleza del negocio, trabajamos tanto con pequeños agricultores como con grandes agricultores ya que dependiendo de la especie a multiplicar el perfil del semillerista es diferente, para lo cual se cuenta con un activo equipo de soporte técnico que apoya a los agricultores en cada etapa.

16- ¿Cuántas personas trabajan y cuántas fuentes de trabajo provienen sólo de Bulnes?

-Entendiendo que la producción de semillas no se hace en una planta de proceso, sino en los campos, se puede señalar que fruto de multiplicación de semillas de los agricultores semilleristas y Curimapu, se aportan más de cuatro mil puestos de trabajo de temporada en los campos de Ñuble, además de trescientos puestos de trabajo en nuestra planta de proceso, los que junto a un staff permanente de cien colaboradores conforman el equipo involucrado en la producción de estas semillas.

- ¿Cuál es su opinión de la nueva instalación de la termoeléctrica que se instalaría en el sector?

-Uffff, qué tema este proyecto de termoeléctrica, este tema es la locura por estos lados, la verdad es que hemos visto en los medios como se dice que Curimapu opina tal o cual cosa y la verdad es que no hemos abierto la boca, pero no por eso el tema no nos preocupa, nos preocupa muchísimo. Piense usted que es una inversión de más de 1.000 millones de dólares, que quemará combustible para generar varias veces la energía que demanda la Octava Región a quinientos metros de aquí, de nuestra casa, ¿no se preocuparía usted?

Quiero ser muy claro en esto, nosotros estamos muy conscientes de las necesidades energéticas del país, pero en este proyecto estamos a ciegas, no conocemos ningún detalle, en particular no se ven claras ventajas ni la necesidad evidente de la instalación de este tipo de tecnologías en el sector, y por otra parte, aún se desconocen los efectos adversos que el proyecto podría acarrear.

- ¿Qué medidas podrían llegar a tomar en caso de que la instalación de la planta fuera un hecho en los próximos años?

-Nosotros confiamos en la institucionalidad vigente, claramente somos vecinos, por lo tanto en su momento, cuando la empresa entregue información de su proyecto, ciertamente que participaremos activamente tanto en el proceso de evaluación ambiental como vecino o en instancias posteriores si el proyecto no cumple con lo básico, que no genere impacto significativo en nuestra comunidad.

Foto y noticia extraída de La Discusión.cl

Recommend to friends
  • gplus
  • pinterest

About the Author

Deja un comentario