Una fructífera jornada se dio en el Consejo de Desarrollo de la Salud de Santa Clara donde fueron invitados representantes del Comité Bulnes Sin Termoeléctricas a plantear sus motivos para la oposición a la termoeléctrica que se pretende instalar en Los Tilos. En ella participaron representantes de diversas organizaciones en que el balance general es que no es un proyecto positivo para la comuna.

La reunión se realizó la tarde del 23 de octubre en el Cesfam de Santa Clara donde también se invitó a los titulares de la empresa Biobíogenera (ex-Octopus) quienes se excusaron por no poder asistir. En ese contexto la discusión se encauzó en una retroalimentación de los impactos negativos del proyecto.

IMG_3853La exposición fue dada por Victor Díaz, presidente del Comité Bulnes Sin Termoeléctricas, quien hizo un breve repaso del trabajo de la organización. En ese relato, comentó de la última reunión que tuvieron con el concejo municipal y representantes de la empresa, instancia que también estuvo acompañada de una potente manifestación en las afueras en la plaza de armas.

En dicha reunión, Díaz dijo que se evidenció la poca transparencia de la empresa que admitió haber mentido a la comunidad con la compra del terreno que supuestamente era para cultivo de árboles frutales. Un ejemplo similar pudo dar el presidente de la organización con respecto a la modificación del consumo de agua de las napas subterráneas por parte de la termoeléctrica. Esto debido a que inicialmente planteaban la extracción de 320 litros por segundo bajando actualmente a un litro por segundo; sin embargo, lo cuestionable es que continúan pidiendo derechos de agua de 150 litros por segundo en la Dirección General de Aguas.

Posteriormente, se presentó el vídeo del viaje que realizó un grupo de campesinos y vecinos de la zona a ver el daño que provocó la industria energética en la agricultura de Quillota con sus cinco termoeléctricas. De esta forma comenzaron a aparecer de boca de los integrantes del consejo zonas de sacrificio como Cabrero, Quintero, Coronel, por mencionar algunos, donde una vez que se instaló un proyecto de este tipo comenzaron a sufrir una industrialización de toda la comuna en desmedro de las actividades productivas autóctonas.

IMG_3861

“Esto es preocupante y grave. Las personas  tenemos que tomar conciencia porque positivo no es”. Con esas palabras se refirió a la termoeléctrica la Jefe del Departamento de Salud, Claudia Sepúlveda, valorando el trabajo del comité “porque si no es por ustedes ya  hubieran instalado la termoeléctrica”.

Desde su profesión ha notado como las barracas, que implican sólo el funcionamiento de una caldera, provocan toxicidad en las personas que requieren atención médica, señalando la especialista que no tienen punto de comparación con una industria de esta magnitud. Díaz ejemplificó la proporción del impacto a través de la pluma que tiene un radio de 30 kms., por lo que el impacto directo implica a sectores como Santa Clara, Pemuco e incluso Chillán Viejo.

Frente a ello Laura Gajardo, representando a Bulnes Sin Termoeléctricas, recalcó que el riesgo de industrializar y afectar más zonas es latente, planteando dos argumentos: por la línea que recorre el gasoducto que permite instalar proyectos a lo largo y ancho de la región y por las intenciones de la misma empresa de generar distintas etapas que implicarían más centrales termoeléctricas. Fue así como el IMG_3851profesor Gabriel Márdones de la Escuela de Pueblo Seco planteó la necesidad de unir a todos los sectores de la comuna, incluyendo a otras comunas cercanas que también se verían afectadas.

Priscila Contreras, representa a la JJ.VV. de Pueblo Seco, y relató su experiencia en una charla que asistió de la consultora de la termoeléctrica donde “lo que cuentan lo empresarios es muy bonito”. Sin embargo, para la dirigente vecinal, ejemplos en la región del impacto negativo que han dejado en las comunas estos proyectos es claro haciendo un llamado a que “no nos pase lo que le pasó a Cabrero” que ya tiene su séptima termoeléctrica aprobada.

Narly San Martín es Encargada de la Unidad de Salud del Ambiente de la municipalidad y le preocupa la materia precisamente porque está cursando un diplomado de cambio climático. “Cambia todo: la flora, la fauna, la tierra, el tipo de vegetación, las bacterias” poniendo a la problemática también en su contexto global con el cambio climático que ya está afectando el país y el mundo. “Y si no hay gas por cualquier motivo podrían cambiar a petróleo o carbón que es peor” agregó San Martín experiencia que ya se dio anteriormente en el país con el corte del gas en argentina .

El respaldo de la Asociación de Funcionarios de la Salud Municipalizada (Afusam) se ratificó a partir de su secretaria, Tania Contreras, quien aclaró que a nivel nacional “la plataforma de lucha del Afusam respalda a los movimientos sociales, por lo que cuenten con nuestro apoyo”. Siguiendo esa idea, el comité se comprometió a seguir participando del espacio para ir profundizando el lazo a través del Consejo de Desarrollo de la Salud.

IMG_3856Finalmente, el presidente del Comité Bulnes Sin Termoeléctricas hizo un llamado a “valorizar donde vivimos” tanto por el desarrollo agrícola que muchas veces se compara con el desarrollo industrial, por la calidad de vida y tranquilidad que implica el campo, como también por el poder que tienen las personas de decidir cuál es la mejor forma de vivir.

En ese sentido, Díaz recalcó el emblemático caso de la termoeléctrica Castilla que pretendía ser instalada por el multimillonario brasileñó Eike Batista. A pesar de su fortuna cuarenta familias principalmente ligadas a la pesca lograron torcerle el brazo frenando el proyecto, lo que demuestra que la unión hace la fuerza y que la dignidad no tiene precio.

Recommend to friends
  • gplus
  • pinterest

About the Author

Deja un comentario