La información fue confirmada por el presidente de este movimiento, Víctor Díaz, quien además anunció una nueva marcha este viernes para sensibilizar a la comunidad sobre los impactos que generaría la termoeléctrica, que ya fue ingresada a comienzos de mes para el estudio de impacto ambiental.

Tal como informa Soy Chile, Díaz igualmente apuntó su preocupación por una eventual incompatibilidad de funciones del Subsecretario de Medio Ambiente, Marcelo Mena, debido a un anterior vínculo que habría tenido con la empresa dueña del proyecto Terminal GNL Penco Lirquén de Octopus LNG SPA ligada a BiobíoGenera y a la iniciativa que se instalaría en Bulnes.

Para el dirigente solo resta esperar el pronunciamiento del ente contralor.

El Proyecto Central El Campesino tiene como objetivo la construcción y operación de una generadora de energía eléctrica que producirá 640 MW a partir de una unidad de ciclo combinado a gas natural. La iniciativa tendría un costo de inversión de US$804 millones .

Fuente: El Dínamo

 

Región del BíoBío

‘Bulnes Sin Termoeléctricas’ denuncia ante Bachelet conflicto de intereses en proyecto Octopus

El Movimiento Bulnes Sin Termoeléctricas entregará hoy a la presidenta Bachelet una carta expresando su rechazo a  la instalación de la termoeléctrica El Campesino, proyectada en el sector Los Tilos, dentro del proyecto BioBioGenera, por considerar, entre otros, conflicto de intereses de parte del Subsecretario de Medio Ambiente, Marcelo Mena.

IMG_3656

Victor Díaz, presidente del Movimiento, apuntó a la incompatibilidad de funciones del Subsecretario de Medio Ambiente, Marcelo Mena, debido a un anterior vínculo que habría tenido con la empresa dueña del proyecto Terminal GNL Penco Lirquén de Octopus LNG SPA ligada a BiobíoGenera y a la iniciativa que se instalaría en Bulnes. De hecho, Marcelo Mena habría asesorado a Australis Power en su relación con la comunidad y diseñado las modelaciones de emisiones de Octopus.

Díaz anunció también una marcha este viernes contra la instalación de la misma, en una nueva arremetida de parte de la ciudadanía.

En concreto, el Proyecto Central El Campesino tiene como objetivo la construcción y operación de una generadora de energía eléctrica que producirá 640 MW y se encuadra dentro del proyecto BíoBíoGenera, anteriormente ingresado al SEA como Octopus LNG.

Proyecto Octopus.

El proyecto Octopus, ahora llamado BioBioGenera,  pretende la construcción de un terminal marítimo del tipo isla y un gasoducto que conectaría la costa de Lirquén con el gasoducto del Pacífico, con el fin de alimentar la termoeléctrica a gas más grande de Chile, con dos centrales que en total producirían 1140 MW.

¿Por qué NO?

Agricultura

Muy cerca de donde se pretende instalar la citada termoeléctrica, se encuentran los campos de la empresaCurimapu Semillas, activa desde 1996 y dedicada a la comercialización de semillas. Tal y como explica Martín Arrau, gerente de la planta, esta aporta más de 4.000 puestos de trabajo en temporada en los campos de Ñuble, mientras que unos 250 agricultores semilleristas trabajan cada año con la empresa.

Al respecto de la eventual instalación de la termoeléctrica, Arrau señaló: “Uffff, qué tema este proyecto de termoeléctrica, este tema es la locura por estos lados, la verdad es que hemos visto en los medios como se dice que Curimapu opina tal o cual cosa y la verdad es que no hemos abierto la boca, pero no por eso el tema no nos preocupa, nos preocupa muchísimo. Piense usted que es una inversión de más de 1.000 millones de dólares, que quemará combustible para generar varias veces la energía que demanda la Octava Región a quinientos metros de aquí, de nuestra casa, ¿no se preocuparía usted?”.

Lo cierto es que la agricultura en general se verá negativamente afectada, dadas las emisiones que provocaría la central, y que en presencia de humedad, provocan lluvia ácida, situación agravada teniendo en cuenta que el 80 % de la población de Bulnes se dedica laboralmente a este sector.

Reservas de agua en peligro

José Arumi,  hidrólogo especialista en interacciones aguas superficiales y subterráneas, publicó un informe en el que condensa los peligros que enfrenta tano el río Diguillín como los pozos aledaños al lugar donde se prevé la instalación de la termoeléctrica.

Sobre la base eventual de que la central utilizara  una gran extracción de aguas subterráneas para su uso, sostiene que  “producirá un desbalance inmediato en el sistema afectando a los pozos cercanos y al río Diguillín, pues este recibeaguas desde el acuífero superficial. Por ejemplo, el canal El Carmen recibe susaguas en verano que provienen de descarga de aguas subterráneas(recuperaciones del río).En el caso de la explotación del acuífero inferior, la interferencia de un bombeomasivo se puede transmitir por varios kilómetros pues se propaga a través de uncambio de presión en el sistema confinado.Por lo tanto una operación conjunta de varios pozos con el fin de abastecer laplanta térmica podría afectar tanto al río Diguillín como a pozos ubicados a varioskilómetros de distancia”

Para hacer una estimación aproximada de la cantidad de agua que necesitaría la central, el Movimiento utiliza como ejemplo  la Central Combinada ERA de Enap (579 MW), que requiere aproximadamente 20 millones de litros de agua al día para funcionar siendo que es casi la mitad de la producción de energía del proyecto Octopus.

Chillán, zona saturada por material particulado, podría verse así mismo afectada por las emisiones tóxicas de la central.

El terminal o puerto marítimo que se espera construir estaría ubicado en la Isla Rocuant; el Humedal Rocuant-Andalién fue reconocido como un área Importante para la Conservación de las Aves (IBA) por sus concentraciones sobresalientes de dos especies Casi Amenazadas a nivel global: Charrán Elegante Thalasseus elegans y el Pelícano Peruano Pelecanus thagus.

Además, alberga concentraciones globalmente importantes de aves acuáticas migratorias del Hemisferio Norte cómo la Gaviota de Franklin Larus pipixcan, Zarapito Trinador Numenius phaeopus y Rayador Americano Rhynchops niger, Pitotoy chico Tringa flavipes.

Además, dicho terminal supone sustraer agua del mar y devolverla  clorada, con su temperatura modificada a 6°C lo que cambia la salinidad, oxigenación y ph del agua de la bahía de Concepción, afectando  fuertemente el ecosistema de Penco y Lirquén, sostienen desde el movimiento opositor.

Situación Legal

El jueves 23 de octubre del presente año la empresa BiobioGenera reingresó el estudio de impacto ambiental al SEA, habiendo en teoría y a juicio ,de Juan José Gana, director ejecutivo del proyecto, logrado “entender los problemas ambientales que tenían que resolverse en cada uno de nuestros proyectos”.

Cabe recordar que en 2013 la empresa ingresó el proyecto bajo el nombre Octopus LNG, sin embargo, la presión ciudadana y las voces disonantes obligaron a los empresarios a retirar el proyecto de la tramitación del Estudio de Impacto Ambiental,  si bien estos señalaron que la decisión obedecía a un cambio en las condiciones del modelo de negocios.

Fueron más de 200 las observaciones que las comunidades le hicieron en su momento, siendo que unas semanas después, la empresa Australis Power lo retiró para modificarlo. En principio, éste constaba de 4 partes; terminal marítimo, gasoducto, línea de transmisión y Central El Campesino, en Bulnes.

En dicho momento, la empresa señaló que el retiro del estudio “representa una oportunidad para recoger y considerar las inquietudes de las comunidades y volver a realizar un proceso de participación ciudadana”.

Ciudadanos que hasta el día de hoy, con el nuevo proyecto ingresado, siguen firmes en la lucha y claros en su oposición.

no-octo

 

Fuente: El Ciudadano

Recommend to friends
  • gplus
  • pinterest

About the Author

Deja un comentario