Un evidente apoyo por parte de la Comisión de Medio Ambiente del Consejo Regional (Core) al movimiento en contra de la termoeléctrica en Bulnes se dio la tarde del 10 de diciembre, réplica de lo sucedido la semana pasada con el Terminal GNL Penco del proyecto Octopus de Biobíogenera. A través de una exposición del Comité Bulnes Sin Termoeléctricas se sensibilizó a las autoridades, instancia que contó con el apoyo técnico de la Municipalidad de Bulnes, y el apoyo social de la Coordinadora Penco-Lirquén. Finalmente, el rechazo fue unánime de los consejeros al proyecto termoeléctrico, entendiéndolo como parte del terminal en Lirquén, asunto que será discutido en el pleno del Core.

Para comenzar, Luis Concha, ingeniero agrícola de la Municipalidad de Bulnes, dio el contexto global en el que se desenvuelven estos proyectos energéticos, que es el del cambio climático: “el informe climático del IPCC  (Panel Intergubernamental del Cambio Climático) de las Naciones Unidas dice que el año 2100 no vamos a tener vuelta si no hacemos algo”. Así la Casa Blanca, Nasa y diversas organizaciones dan un panorama negativo que debiera desencadenar en una disminución de las emisiones de CO2 hasta incluso contrarrestarlo si queremos que siga existiendo vida en la tierra.

Exposición en comisión de medio ambiente del Consejo Regional

Esto en el tema energético tiene directa relación para Concha, quien señala que “está lloviendo menos, tenemos menos acumulación de agua. Entonces, el 2050 vamos a tener puros elefantes blancos de centrales de pasada que no van a tener con qué producir electricidad si seguimos en este concepto”.

Frente a ello las termoeléctricas a gas no son ajenas al contexto global ya que también son responsables de emitir CO2 e incluso la forma de extracción del gas que se pretende quemar es a través del fracking, método que especialistas aseguran que es genera mayor huella de carbono que las termoeléctricas a carbón y tiene un alto consumo de agua. “Nos dicen que el hecho de ser a gas es menos contaminante, nosotros hoy día no tenemos contaminación. El hecho de que tengamos una planta como esta nosotros ya vamos a tener un impacto del punto de vista de las personas” aclara Victor Díaz, presidente del Comité Bulnes Sin Termoeléctricas.

“Cuando nosotros vemos que estos proyectos se instalan y se triangulan ciertos factores lo último que se ve son las personas” sigue diciendo el dirigente, ya que su ubicación está pensada porque se encuentra cerca de la Ruta 5 Sur, de una conexión con el Gasoducto del Pacífico y de la subestación Charrúa que conectaría con el Sistema Interconectado Central.

Exposición en comisión de medio ambiente del Consejo Regional

Guillermo Henríquez, representante del Comité Bulnes Sin Termoeléctricas

Guillermo Henríquez también representa Bulnes Sin Termoeléctricas y da énfasis a la actividad agrícola que ha practicado desde los tiempos en que se trabajaba con pala y azadón. “A nivel nacional y mundial todas las hectáreas agrícolas están todas sumadas, ya no hay más tierras agrícolas. En Brasil está quedando algo del Amazonas pero están destruyendo el Amazonas y el ecosistema para hacer agricultura”, por lo tanto Henríquez dice “que sacamos de tener energía si a los dos años nos vamos a gastar lo principal que es la alimentación humana”.

Con respecto a la modificación del diseño del estudio, a una disminución de las dos centrales que en total producirían alrededor de 1200 MW, a sólo una agrega Díaz que no es un cambio significativo “cuando dicen que la planta es de 640 MW no cambia mucho, porque podría seguir ampliándose en el gasoducto. Entonces, el temor de la región no es solamente que exista el proyecto ahí” sino a varias termoeléctricas más a lo largo y ancho de la región manifestando en última instancia que  “nosotros como región ya aportamos con dos comunas de sacrificio: Coronel y Cabrero” las que han significado un excedente energético de la región que va hacia el norte.

La Consejera Regional, Flor Weisse, coincide en que “tienen que instalarse donde no afecte a las personas y eso significa más costo económico” refiriéndose a que un cambio de emplazamiento en donde no hayan comunidades cercanas. También desmitifica con respecto al gas declarando que “siempre pensamos que las (termoeléctricas) de carbón son las más nocivas y que las otras aparentemente son casi no dañinas” señalando que este tipo de informaciones les permiten tener mayor claridad acerca del real impacto de estos proyectos.

Misma visión tiene el consejero Cristián Quiroz, quien  se ha mantenido cercano a la comunidad de Bulnes manifestando su apoyo previamente a ser electo, recalcando que “no estamos plantando un canelo, porque aquí se ha tratado de mostrar como algo absolutamente inofensivo”. El consejero entiende la necesidad energética pero que es principalmente en la minería “construyámosla en el norte entonces, y los costos ambientales, transmisión y distribución serían más bajos” asevera.

“No deja de llamar la atención que la empresa haya ingresado ambos proyecto por separado cuando sabemos que es uno solo” agregando que es la misma empresa la que ingresa con distintas personalidades jurídicas según Quiroz. Misma opinión tienen las comunidades que fueron respaldadas por integrantes de la organización Coordinadora Penco-Lirquén en la reunión y se encuentran articuladas en la Coordinadora Intercomunal con la Coordinadora Tomecina y Chorera que se opone al megarpoyecto energético en su conjunto.“Esto va a intervenir, diría en forma decisiva, el futuro que queremos para Bulnes con su identidad y características. Queremos desarrollo, crecimiento, empleo y superación de la pobreza pero con mecanismo más sustentables y que sean respetuosos de nuestra identidad” dice el consejero regional, felicitando el trabajo que ha realizado el Comité Bulnes Sin Termoeléctricas.

El consejero ecologista Felix González recuerda que en la discusión anterior del Terminal GNL Penco, en que la votación fue de rechazo unánime en un 26-0, “se puso en la última observación que este proyecto tenía que presentarse no parcelado y que tenía que ir junto a El Campesino. Y además, alcanzamos a plantear ahí que en el informe sobre El Campesino tenía que decir lo mismo. Este es un proyecto que tiene que volver a ingresar y como uno solo” añadiendo que está prohibido parcelar los proyectos.

Hacia una nueva EDR y forma de gobernar

Exposición en comisión de medio ambiente del Consejo Regional

Cristián Quiroz, Consejero Regional que apoya a la comunidad de Bulnes en su demanda desde el año pasado.

Por otra parte, sería irresponsable darle el visto bueno según Quiroz, entendiendo que aún están en desarrollo dos importantes cartas de navegación: “no es responsable tomar una decisión de este tipo cuando hay dos instrumentos técnicos y legales tan potentes como la Estrategia de Desarrollo Regional (EDR) y el Plan de Ordenamiento Territorial que pueden influir en este tipo de decisiones”.

“Este es el año en que los temas ambientales se tomaron la EDR” destaca González, según del cual se devela que “en el fondo hay otro tema más que debe estar en la estrategia de desarrollo nueva, que es que las comunidades no pueden ser violentadas por proyectos, aunque sean catedrales o incluso cementerios”. “Como Core tenemos la obligación de representar a las comunidades porque después los que votan (el proyecto) son todos designados” señalando el ecologista que es necesario darle otra lógica al cargo que anteriormente era designado “el desarrollo incluye la cultura, el respeto a los adultos mayores y muchas otras cosas que no son rentables”.

“Al presidente de la CPCC, (Alberto) Miranda, le parece extraño que nosotros digamos que va contra la EDR el proyecto Octopus, pero es porque él entiende el desarrollo como un crecimiento económico, e incluso yo pongo en duda que el crecimiento económico sea tal: en Valdivia se instaló Celco agregó 500 empleos y la Cámara de Turismo perdió 2 mil, y aquí puede pasar lo mismo con la pesca” agregó el consejero.

Una visión similar tiene el Core Oscar Guitérrez quien agrega que si “cuenta con el apoyo de la comunidad, porque eso les va a beneficiar, y se consulta y están todos respaldando la iniciativa, eso es lo que debiera ocurrir en todo tipo de inversiones” siendo la posición de la comunidad decisiva para instalarse todo tipo de proyectos. También el Core, Ahimalec Benítez, manifiesta que la votación del Terminal GNL Penco fue una forma de mostrarle a la región y al país de un funcionamiento distinto de las autoridades.

Las comunidades coinciden con esta visión, en que Arnoldo Cárcamo, integrante de la Coordinadora Penco-Lirquén declara “yo creo que fue un hito lo que hicieron ustedes y la gente escucha, porque ustedes fueron la voz de nosotros los vecinos. (…) El cuarto piso va  volar todo y ustedes se van a ir al cuarto piso, la gente le va a pasar la cuenta. Todos esos políticos el próximo período no van a estar porque la gente se da cuenta que nos representa la voz que sacaron todos ustedes”, figurando a través del cuarto piso, todas las autoridades designadas, que deciden finalmente acerca del proyecto y que se proyectan a favor en base a las políticas energéticas delineadas por el gobierno.

La lógica de esta “nueva forma de gobernar” también busca romper con las conversaciones entre cuatro paredes añade González, quien junto al Core Dimitri Riquelme, se negaron a tener reuniones privadas con agentes de la empresa de Biobíogenera.

Exposición en comisión de medio ambiente del Consejo Regional

El Consejero Regional Ahimalec Benítez, Presidente de la Comisión de Medio Ambiente del Core.

Finalmente, Benítez, quien preside la comisión rememoró sus años como alcalde de Curanilahue. Ganó la elección de alcalde como primera mayoría de la Provincia de Arauco el 2006 y desde su cargo impulsó la instalación de una termoeléctrica en Laraquete porque pensaba que iba a traer empleo y a consumir el carbón de la Provincia de Arauco. Sin embargo, el 2010 pierde la elección siendo uno de los temas importantes la termoeléctrica en Laraquete asunto que le sirvió para “madurar políticamente” según el presidente de la comisión con respecto a la visión que tenía de estos proyecto.

Es por ello que frente a la termoeléctrica en Bulnes plantea que es “un proyecto poco amigable y agresivo ante la comunidad. (…) no hubo respeto por la gente que vive ahí. (…) Yo no estoy de acuerdo por la forma en como nació este tema y en estos quince días lo he estudiado muy bien. Lo encuentro un proyecto agresivo e insolente. (…) esta es una guagua que se hizo mal, entonces, aunque esta guagua se mejore se maquille, esta guagua nació fea” dijo tajantemente Benítez. Y es que las mentiras con la compra del terreno, las prospecciones al terreno a escondidas, y el haber asumido que mintieron en estos aspectos, pareciera que le pasan la cuenta a Biobíogenera, lo que se denota en las palabras finales del Presidente de la Comisión de Medio Ambiente del Core “yo creo que ustedes van a tener el apoyo del Consejo Regional”.
Exposición en comisión de medio ambiente del Consejo Regional

ALBUM COMPLETO DE FOTOS

Recommend to friends
  • gplus
  • pinterest

About the Author

Deja un comentario