Escrito por Maria Eliana Vega / Extraído de TBB

La Municipalidad de Tomé expresó sus inquietudes y observaciones frente a algunos aspectos relativos al medio marino que, en su concepto, no están debidamente evaluados en el estudio de impacto ambiental del proyecto Terminal Marítimo Octopus. La opinión del municipio fue solicitada en forma especial por el Servicio de Evaluación Ambiental, ya que, pese a ser afectada, esta comuna no está considerada en la línea base de esta iniciativa.

De hecho y así lo hizo notar el municipio, “este informe no contempló a la comuna de Tomé en ninguna instancia, por lo cual no hay registro de reuniones con sindicatos de pescadores, organismos técnicos del municipio y organismos privados del área turística y pesca artesanal, factor que sería pertinente a considerar en esta evaluación”.

Del mismo modo, se hace presente que la Municipalidad de Tomé no cuenta con un equipo especializado para responder las interrogantes sobre normativa que plantea el SEA, pero también considera que el plazo impuesto para responder, dada la complejidad del proyecto a evaluar, debería ser mayor y, de hecho, se solicitó más tiempo.

Por ello, lo que se remitió fue un informe emitido por la bióloga marina de la Oficina Municipal Borde Costero, Katherine Castillo.

Así, dentro de las observaciones planteadas se hace presente que las mediciones de correntometría que aparecen en el estudio fueron hechas entre el 10 y el 16 de octubre de 2012, datos que se consideran insuficientes, ya que no contemplaron todas las estaciones del año, las mareas y los viento. Asimismo, critica que esas mediciones se efectuaran apoyándose en datos de un estudio realizado por el Eula en 1996.

Por eso, “se sugiere realizar un estudio por parte de la empresa, que evalúe las corrientes durante todo el año, considerando factores de vientos, mareas y estaciones de forma anual”

Otro aspecto que preocupa al municipio, es que no se detalla el proceso de succión , sólo se detalla el caudal, por tanto, se plantea que hay que considerar a qué distancia y nivel se producirá la succión de agua de mar, a qué temperatura se calentará para el proceso de regasificación y cuál es la temperatura más baja a la cual descargarían el agua de mar clorada.

Manifiesta inquietud por la magnitud del impacto que tendrá las comunidades bentónicas, especialmente las ubicadas en el borde costero comunal. “En el proceso de succión , estas especies en sus estados de larvas y huevos serán capturados por este caudal, lo que culminará con la mortalidad de éstas, producto del aumento de la temperatura y la incorporación del cloro”.

En el estudio de la empresa también se detalla la riqueza, distribución y abundancia de especies marinas, en el sector en donde se emplazará el proyecto, pero no se especifica cuál será el impacto que generará la empresa al ocupar el agua de mar en su proceso de regasificación , en donde devuelven al mar aguas cloradas con temperaturas inferiores al promedio de temperatura de la Bahía de Concepción”.

Se menciona también que el estudio evaluó el movimiento de sedimentos dentro de la bahía, sin considerar la infraestructura del gasoducto que va adosada al fondo marino, lo cual podría entorpecer el flujo de movimientos de los sedimentos, causando una acumulación de estos a ambos lados del gasoducto.

Ante eso, el municipio tomecino sugiere realizar “un estudio de impactos para los procesos de succión, sedimentación y sus mitigaciones”.

En cuanto a la descarga del efluente, el informe del municipio afirma que “los datos aportados son insuficientes para determinar si la masa de agua clorada , la que se encuentra a menor temperatura, se moverá durante todo el año como ellos infieren”.

Se señala que para el proceso de regasificación , la empresa ocupará en un día 168.000 m3 de agua se mar, desconociéndose si este efluente alcanzará a salir del radio de succión. “Si este efluente no logra salir del radio de succión, la temperatura en la zona cada vez será más baja, lo cual es perjudicial para todo el ecosistema marino”.

Precisa que la incorporación del cloro al medio marino produce un efecto de bioacumulación, “por lo cual los estudios realizados mediante bioensayos indican una situación con un efecto a corto plazo, pero no pueden predecir el efecto que ocasionará este químico a varios años desde su incorporación”.

Ante eso, se sugiere “realizar un estudio de impactos sobre el proceso de descarga y sus mitigaciones”.

Recommend to friends
  • gplus
  • pinterest

About the Author

Deja un comentario