Autoridades, profesionales, estudiantes, pobladores, pescadores, comerciantes, entre muchos otros asistentes dieron argumentos y críticas contundentes en la Participación Ciudadana que avasallaron la capacidad tantos de las consultoras técnicas como del titular del proyecto del Terminal GNL Penco-Lirquén de Biobíogenera, más conocido como Octopus.

El Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) dio una breve introducción invitando a la comunidad a entregar sus observaciones hasta el 4 de febrero día que culmina el plazo lo que molestó a los tomecinos ya que quedaba menos de una semana desde que se realizó la PAC.  También destacó la presentación del Informe Consolidado de Solicitud de Aclaraciones y Rectificaciones o Ampliaciones (ICSARA) fue ingresado el 28 de enero con las observaciones de los servicios e instituciones.

IMG_8577

“No está establecido sólo a nivel comunal sino que también a nivel regional el desarrollo turístico de nuestra comuna. En el proyecto desgraciadamente no considera los antecedentes del desarrollo turístico de este sector. No solamente voy a hablar de Punta de Parra sino que también Bellavista la caleta de Quichiuto y Cocholgüe” manifestó la alcaldesa de Tomé, Ivonne Rivas, que además está gestionando para que el fuerte en Tomé sea declarado monumento nacional.

El desarrollo turístico va correlacionado a la expansión inmobiliaria agrega la alcaldesa diciendo que “hay un empresario que tiene un proyecto importantísimo en ese sector y que obviamente atenta contra el desarrollo inmobiliario que también nos preocupa” refiriéndose al proyecto San José del Mar que constituye una inversión cercana a las 55 mil​ UF (US$ 22 millones aprox.) sólo en su primera etapa, y que se ubicaría a la altura de Quebrada Honda, uno de los lugares más cercanos a donde se pretende instalar el terminal y por donde pasa el gasoducto.

“Un porcentaje importante de la gente de la  comuna vive y depende tanto de la pesca como también los recolectores de algas y aquéllos que viven de los productos del mar. Y eso pasa a ser al final un problema social en la cual yo mientras sea alcaldesa no lo voy a permitir” dijo tajantemente la edil aclarando que a pesar de que el proyecto no se instala en la comuna colinda a 60 metros aproximadamente del límite comunal.

“Desde un comienzo hicieron las cosas pésimamente mal, por lo tanto, no nos van a convencer. Es más, al escucharlos a ustedes me voy más convencida de cuál es mi posición y porqué estoy en contra, porque no han sido capaces de responder como corresponde y veo incluso que ente que vino acá tiene más manejo técnico que ustedes, y eso es impresentable” dijo en última instancia la alcaldesa de cara al titular del proyecto, Juan Gallardo.

IMG_8495Posteriormente, Pablo Oliva, vocero de la Coordinadora Tomecina que se opone al megaproyecto, expuso una cronología del conflicto en que el “inicio de este proyecto fue un poco fraudulento. Hay que comprender que la empresa del momento que compra el terreno en Bulnes para instalar la termoeléctrica lo compran bajo la lógica de que van a realizar un cultivo de arándanos”.

Dentro de la cronología Oliva considera el hito que logra la movilización al obligar al titular del proyecto a retirar el primer Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del terminal: “si nosotros no hubiéramos marchado y movilizado hoy estaríamos ad portas de la construcción de este proyecto tan nefasto”. Luego, el vocero señala que la empresa pasa de Octopus a Biobíogenera “haciendo un lavado de imagen” y utilizando el lobby en la comunidad para conseguir apoyo.

A continuación, el vocero sumó argumentos como que el 95% de los lirqueninos votara en las urnas en contra del proyecto “y más encima, después de esto, se presentan y manipulan la información, y nos traen acá a una PAC completamente fuera de tiempo. No pueden hacer estos espacios a una semana de que venza el plazo para entregar las observaciones, esta es una falta de respeto para los territorios” denuncia el vocero tomecino ya que la PAC fue realizada el 29 de enero, a seis días del vencimiento.

Finalmente, invitó a la comunidad a ingresar las observaciones al sistema y a marchar el 2 de febrero en la Marcha Intercomunal contral el proyecto Octopus a realizarse a las 10:30 hrs. desde la plaza Perú en Concepción “porque debemos comprender que toda la movilización entre vecinos y pobladores, nuestras primeras autoridades y concejales, sólo entre nosotros y nosotras vamos a ser capaces de frenar este megaproyecto que nada trae bueno para nuestro entorno” sentenció el vocero de la Coordinadora Tomecina.

IMG_8541Andrés Escalona, lirquenino perteneciente a la agrupación Promac, debatió en el plano técnicos con los profesionales de la consultora, desmintiendo que la tasa de reposición de la bahía de Concepción sea de dos y veinte días como planteó la consultora sino que de tres a cuatro meses.

Con respecto a la extracción de agua de mar para el proceso de regasificación ellos señalan que utilizarán una rejilla que evitará succionar organismos de gran magnitud “pero no especifican en ninguna parte para ustedes que son organismo de gran magnitud, si una ballena o un pescado. (…) Esa rejilla no va a impedir que ingrese fitoplancton ni zooplancton. Si ustedes le matan la comida al marisco automáticamente lo eliminan” afirma Escalona. Asimismo, el proceso de ionización mata toda forma de vida de esta agua, y la regasificación modifica 7º C menos la temperatura del agua, alteración que también afecta la vida acuática.

Con respecto a la ionización que ha sido presentado como la gran novedad y modificación del proyecto no fue siquiera explicada en la presentación recalcó Mario Cabrera de la Coordinadora Penco-Lirquén develando los intereses comunes que hay en el megaproyecto:

“La familia Ardizzoni son los socios mayoritarios de Muelles Penco. En esa empresa como accionista mayoritario aparece Pablo Zalaquett Said que participa en las distintas empresas lobbystas como son Azerta y Captiva donde trabaja Cristina Bitar” denuncia Cabrera, agregando “ustedes ya están produciendo daño ambiental en la humanidad que nosotros teníamos, en la cohesión social que teníamos y que ustedes vinieron a romper”.

De forma sintética el concejal José Fuentealba dio a conocer sus argumentos para la oposición: “nos oponemos porque es una amenaza a la visión turística de nuestra comuna. Segundo, porque es una amenaza para nuestros pequeños empresarios y emprendedores de la pesca de nuestra comuna. Y tercero, porque representa una amenaza para nuestras familias, hijos y futuras generaciones”.

Yasna Soto, representante de la Corporación de Turismo de Tomé “me dio vergüenza ver como Sernatur aprobó esto.” refiriéndose a la votación en el primer EIA presentado por la empresa y que tuvo que ser retirado por la presión social y lo deficiente que era técnicamente. Soto dice haber estudiado el proyecto con especialistas y también se siente marginada ya que en ninguna parte del estudio está considerada la afectación al turismo.

En última instancia, quedó demostrada a tozudez de parte del titular del proyecto quien a pesar de la patente oposición de autoridades representativas de la comuna afectada, una amplia mayoría social, y la serie de argumentos que se esgrimieron, señalaron que de todas formas continuarían con su idea de instalar el proyecto. Que lástima para Biobíogenera que la conciencia se haya instalado antes.

IMG_8251

Recommend to friends
  • gplus
  • pinterest

About the Author

Deja un comentario