Según la ONG, el terminal marítimo no cumple con ciertos parámetros que pondrían en riesgo la vida marina del lugar.

El Comité Pro Defensa de la Fauna y Flora (Codeff) entregó al Servicio de Evaluación Ambiental de la región del Biobío un documento con observaciones sobre el proyecto Terminal Marítimo GNL Penco-Lirquén que sería construido en la bahía de Concepción.

De acuerdo al documento, los terminales FSRU deben estar a más de 5 kilómetros de áreas pobladas. Sin embargo, el proyecto sería emplazado en una zona a 1,3 kilómetros de proyectos turísticos en el sector San José y a 2,5 kilómetros de la zona poblada de Lirquén.

Es más, tanto en EE.UU. como en Europa, los buques FSRU están prohibidos, por su sistema de regasificación que usa agua de mar, que es devuelta al mar a menos de 7° C, que podría provocar innumerables consecuencias en la cadena trófica. Asimismo, el informe señala que el sistema de regasificación actuará como “una silla eléctrica, matando masivamente el plancton y especies marinas, a través del sistema Electric Fooling”, afectando incluso al humedal Rocuant-Andalién.

Otro de los problemas que señala Codeff es la instalación de un ducto por tierra de una extensión de 12 kilómetros, pasando por cerros y bosques, alterando el entorno natural.

“Nos oponemos a este nefasto proyecto que pone en riesgo a las comunidades locales y atenta en contra de la conservación del Humedal Rocuant-Andalién”, dijo el miembro de CODEFF y coordinador nacional de BirdLife, Patricio Ortiz.

 

Extraído de VeoVerde

Recommend to friends
  • gplus
  • pinterest

About the Author

Deja un comentario