IMG_3558

El presidente del comité Bulnes SIN Termoeléctricas, Víctor Díaz Grandón, responde un cuestionario que entre otras materias aborda: la insólita suspensión por seis meses del proyecto Octopus Biobiogenera, las mil observaciones que realizó la comunidad de Bulnes al Estudio de Impacto Ambiental de la pretendida termoeléctrica y además sobre la generación de energía eléctrica.

1) Usted afirma que mucho de lo que se ha dicho sobre la central El Campesino no se ajusta a la verdad. ¿Podría ser más específico?

Yo creo que los gestores de este proyecto faltan a la verdad. Primero porque llegaron a Bulnes a decirle a los vecinos del predio que compraron que realizarían una actividad agrícola. Esto fue reconocido por el propio Juan José Gana en la municipalidad de Bulnes. Segundo también dijeron que la ventilación de la planta se realizaría mediante el uso de agua. Tercero, más tarde sostuvieron que no se enfriaría por agua sino por aire, situación que en Chile no tiene precedentes. También retiraron el proyecto y lo dividieron en dos estudios de impacto ambiental. Y lo último es esto que se van tomar seis meses para responder mil preguntas que hizo la comunidad de Bulnes. Si esto no es faltar a la verdad, es tal vez un desconocimiento completo de cómo se gestiona un proyecto de esta envergadura, situación que podría ser muchísimo peor. Tal vez, catastrófica.

octopus-contrataca

2) ¿A qué atribuye la suspensión temporaria del proyecto en su trámite ambiental?

Pueden ser dos las razones. Una por lo que ya le mencioné que la flagrante falta de conocimiento de todo el complejísimo proceso de autorización para un proyecto de esta naturaleza. Ellos claramente no tienen la expertise necesaria para gestionar. Nunca se han enfrentado a administrar un negocio de estas características. Y lo otro es que tengan un problema profundo y estructural en materia de la gestión misma del proyecto. Un problema quizás con los proveedores, los prestadores de servicios o con los ellos dicen están detrás del financiamiento. Claramente para contestar mil preguntas el plazo de seis meses es extraordinariamente excesivo. Esto quiere decir que en los seis meses van a contestar en promedio 5,55 observaciones diarias. Esto no puede ser creíble. No juguemos con la inteligencia ajena.

3) Cree que esta suspensión en la tramitación ambiental se traducirá en retraso del proceso?

Este es un punto sustancial. Efectivamente un proyecto de generación eléctrica que suspende su estudio de impacto ambiental (EIA) durante seis meses, no lo va a recuperar nunca más. Por lo tanto, aquí va a ocurrir que si este negocio se retrasa por medio año, la eventual instalación – en el caso de que sea aprobado el EIA por el servicio de evaluación ambiental (SEA)- también se verá retrasado en la misma proporción. En estas circunstancias, a Octopus Biobío Genera se le van a vencer los plazos de la cuestionada y demandada cuota de producción de energía que le otorgó el ministerio del ramo para que produzca sí o sí de aquí al año 2019. Si no lo hace las multas que los gestores del proyecto van a tener que pagar van a ser millonarias.

IMG_1640

Victor Díaz en charla informativa para las JJ.VV. Matías Madariaga I y II de Bulnes.

4) Las críticas a los proyectos, según Biobiogenera, serían producto del desconocimiento de los detalles de la iniciativa. ¿No cree que ese sea el caso?

Esa afirmación es altamente peyorativa y discriminadora. Es mirar a los agricultores de Bulnes con mucho desdén. Es mirar por sobre el hombro a todos quienes trabajan en Bulnes, cerca de donde se pretende levantar una gigantesca planta termoeléctrica. En el sector más agrícola de Bulnes, donde hoy la actividad agrícola otorga empleo de calidad a cerca de cinco mil personas. Empleos que se perderían si es que se levanta esta planta termoeléctrica. Nosotros en el comité Bulnes Sin Termoeléctricas, modestamente disponemos de la información necesaria para afirmar lo que hemos dicho públicamente. Los propios hechos desatados desde la génesis de Octupus y que después le cambiaron nombre por Biobiogenera, nos dan la razón. Fue la propia empresa la que señaló a través de Gana que la razón para suspender la tramitación ambiental de la Central Termoeléctrica era la enorme cantidad de observaciones ciudadanas (mil) que se presentaron. Una comunidad que desconoce el contenido y las consecuencias que podría tener este proyecto no está en condiciones de formular observaciones de tal contundencia, las que obligan a la empresa a suspender la tramitación del proyecto durante medio año.

5) Es un hecho que el país requiere de nuevas centrales de generación, puesto que la demanda va en aumento. ¿Tiene usted una opinión distinta?

Hoy el problema de la falta de competitividad en materia de producción es real. No nos oponemos ni al desarrollo, ni a la materialización de este tipo de proyectos, para nada. Nosotros como comité Bulnes Sin Termoeléctricas hemos levantado la voz para que el proyecto sea instalado en otro lugar. No en una de las principales áreas agrícolas de la Región del Biobío. Esto perjudicaría el empleo de unas cinco mil personas. Y lo otro, la Octava Región no necesita este tipo de proyecto porque hoy tenemos un excedente de producción de energía. Este proyecto perjudica a la Octava Región para beneficiar a otras regiones del norte que son altamente demandantes de electricidad industrial.

Creemos que hoy el país es víctima de la improvisación del Estado en materia de generación eléctrica porque no se previó, no se planificó, crear las condiciones necesarias para satisfacer la demanda creciente en materia de producción de energía eléctrica. Entonces hoy tenemos el panorama actual en donde existe una desesperación de parte de la autoridad por revertir este hecho a cueste lo que cueste y a costa de todo. Eso no puede ser. No se puede autorizar la instalación de una planta termoeléctrica en uno de los núcleos más agrícolas de la Región del Biobío.

6) ¿Qué solución debería adoptar el país en materia energética (demanda, precio, etc)?

Hoy el país está trabajando en promover y dar incentivo a las energías renovables no convencionales (ERNC). Ese tipo de iniciativas son muy positivas porque dañan muy poco el ecosistema. Sin embargo, su gravitación real en la matriz energética tomará al menos unos diez años más. Lo segundo, es que las propias regiones que demandan altas cuotas de nodos de energía se hagan cargo de sus propias necesidades. Que allí se instalen las plantas que sean necesarias para el abastecimiento de energía, pero no en una región como la nuestra que produce excedentes al sistema interconectado central (SIC). Lo otro, si la decisión es mantener la instalación una planta termoeléctrica en la Octava Región, que esta sea autorizada en un lugar donde no afecte el ecosistema, la agricultura, la biodiversidad, el trabajo, la acción empresarial y la vida de las personas como es el caso de Octopus Biobiogenera.

7) ¿Cree que la comunidad de Bulnes está en contra de la termoeléctrica? Algunas voces afirman que sólo se trata de una minoría activista

La comunidad en Bulnes, en forma espontánea y libre se ha organizado muy masivamente – en muchas oportunidades – para rechazar terminantemente este proyecto porque sabe que la eventual instalación va a perjudicar directamente a miles de ciudadanos que trabajan y viven gracias a la actividad agrícola. El apoyo hacia la iniciativa del comité Bulnes Sin Termoeléctricas es multitudinario. Pruebas a lo anterior son las masivas de manifestación pública que hemos realizado en Bulnes, en Concepción en Laja y otras ciudades. Lo más significativo fue la gran convocatoria a las jornadas de participación realizadas en Bulnes, en Pozo de Oro, en Los Tilos, en General Cruz, donde fue rechazado por las personas que asistieron a esas jornadas.

IMG_8908

Las Cosas Insólitas

“Es insólito que una empresa que se supone seria sea incapaz de responder de manera oportuna y adecuada las observaciones que presentó la comunidad sobre su proyecto. Es muy poco serio que sin calificación ambiental favorable, los proyectos de Regasificación y de Central Termoeléctrica, hayan participado de un proceso de licitación de energía eléctrica. Y por lo tanto es muy poco creíble lo que dice el señor Gana, que esta suspensión en la tramitación ambiental de la Central Termoeléctrica, no significará ningún retraso en ese proceso de supuesta generación. Plazos que tiene la obligación de cumplir, so riesgo de ser multado con millonarias sanciones”.

Escrito por José Sepúlveda.

Extraído de Chillán Online Noticias.cl

Recommend to friends
  • gplus
  • pinterest

About the Author

Deja un comentario