Documental GasLand (2010) de Josh Fox que devela la problemática en torno al boom del shale gas o gas pizarra debido a lo invasiva que se ha transformado para la mayoría del país la extracción a través de la inyección de una formula secreta de químicos a la tierra. El resultado, decena de estados con el agua contaminada sumado a la impunidad de las empresas.

ADVERTENCIA: este es el gas que pretenden traer por el terminal marítimo y quemar en la termoeléctrica. Este es precisamente el combustible que hacen llamar como verde o sustentable en que las comunidades locales como siempre sufren los costos de las “necesidades energéticas” del mercado.

Mitos y Realidades del Gas Natural Licuado: un error, muy peligroso

Extraído de El Malpaís

Esta es mi aportación al Blog Action Day 2009.

En este caso, el tiempo juega a favor del sentido común.
A medida que pasan los años, el desarrollo de las energías renovables es cada vez mayor, en paralelo al agotamiento y encarecimiento de las reservas de combustibles sólidos, entre ellos el gas.

Cada año que pasa será menos rentable económicamente y más disparatado social y ambientalmente elegir Gas Natural Licuado (GNL, o LNG por sus siglas en inglés) en lugar de energías renovables. Los proyectos de instalaciones de GNL en Canarias no están aún ejecutados y en este caso al menos tenemos que alegrarnos por la ineficacia y lentitud de nuestras administraciones.

Buscando información sobre este tema llegué al caso de California. Las webs www.pacificenvironment.org y lngpollutes.orgse ocupan de la problemática de la implantación del GNL en esa zona. Estas webs ofrecen una información muy sistemática y amplia. Me he basado en varios artículos que he traducido y refundido, eliminando los aspectos exclusivamente locales para tener un documento claro de Mitos y Realidades sobre el GNL. Al final de este artículo enlazo un testimonio sobre la implantación del GNL en Galicia, y lo mismo podría hacerse con Asturias, Barcelona, etc.
El gas natural licuado siempre es problemático porque siempre es un error, un gran error como opción.

Gas Natural Licuado: la opción equivocada para California.

Algunas de las mayores empresas de energía del mundo están tratando de convencer al estado de California para empezar a importar Gas Natural Licuado, GNL (LNG en inglés). El gas natural licuado (GNL) es gas natural que se extrae de campos de gas en otros países, se refrigera a -162 grados Centígrados, y luego se transporta a terminales costeras en buques cisterna del tamaño de aviones de carga. Actualmente están propuestas tres terminales de importación de GNL en la costa de California (una en Long Beach y dos en la costa de Oxnard), se proponen dos al sur de la frontera en Baja California, y tres más por la costa de Oregón.
Este controvertido plan es un paso de gigante en la dirección equivocada para California. Personas concienciadas en Eureka, Vallejo y Tijuana ya han rechazado los intentos de establecer terminales de GNL en su zona, enviando un mensaje claro de que el GNL es la elección equivocada, no sólo para sus propias comunidades, sino también para nuestro estado.
La negativa recepción del GNL en California ha obligado a la industria de la energía a gastar millones tratando de limpiar la imagen del Gas Natural Licuado. No es sorprendente que la industria esté difundiendo desinformación acerca del GNL – mitos que ocultan la amenaza que el GNL supone para el medio ambiente, la seguridad de la comunidad y el deseo de nuestro estado por la independencia energética. Estos son algunos de esos mitos y la realidad detrás de ellos.

Mito:
El GNL es seguro.
Realidad:
Es peligroso.

Si se escapa GNL de un tanque o barco de almacenamiento, rápidamente puede vaporizarse. Si este vapor se inflama, se puede crear una inmensa bola de fuego que incinere todo a su paso.

La legislación de 1977 de California sobre el GNL requiere una zona de seguridad de 6,5 km (4 millas) alrededor de las terminales de GNL. El GNL es altamente inflamable, y su fuga se puede crear una nube de vapor de fácil ignición. Según un estudio realizado en 2004 un ataque terrorista en un tanque de gas natural licuado podría causar “lesiones graves y daños significativos a las estructuras” a 500 metros de distancia y puede causar quemaduras de segundo grado en las personas en un radio de más de 1,5 kilómetros.

El GNL es transportado a través de los continentes en grandes buques, y luego descargado en tanques de almacenamiento. A partir de ahí, se convierte en gas natural, que se transporta por medio de gasoductos de alta capacidad. Toda esta infraestructura es vulnerable a los accidentes y atentados terroristas.

Un derrame de GNL podría crear una zona de peligro con los consiguiente riesgos de incendio, explosión, asfixia por gas, y/o quemaduras criogénicas. La liberación de GNL en parte lo devuelve a su estado gaseoso, creando una nube de vapor que, si se inflama, podría provocar un incendio que se extendería más de 11 kilómetros de una terminal de GNL o de un buque cisterna en tránsito. Una colisión accidental de un buque cisterna de GNL con una terminal o con otro buque, un ataque terrorista deliberado, los errores humanos durante las operaciones, falta de equipo o un desastre natural como un terremoto podrían causar un fallo en los buques y como resultado un incendio de una nube de vapor.

En 2004, un accidente de GNL en una instalación de Bechtel en Skikda, Argelia mató a 28 personas e hirió a docenas más. Ese accidente destrozó las ventanas de más de 8 kilómetros de distancia. En 1944, en un accidente de GNL en Cleveland, Ohio murieron 131 personas y se destruyeron 79 casas. El experto en terrorismo Richard Clarke escribió en su libro “Contra todos los enemigos”, que los barcos metaneros son conocidos objetivos terroristas. Ninguna precaución o evaluación de riesgos puede garantizar la seguridad en caso de accidente, terremoto, o terrorismo.

“Una nube de vapor de GNL en ignición o grandes incendios de depósitos de GNL pueden causar grandes daños a la vida y las propiedades” – Comisión de Energía de California, julio de 2003
“Un incendio de un depósito de GNL es intenso, quema con mucha más intensidad y rapidez que los incendios de petróleo o gasolina. No puede ser extinguido … su radiación térmica puede dañar a las personas y propiedades a una distancia considerable del propio fuego.“- Informe de CRS para el Congreso, 28 de enero 2004
“Si cerca de 11 millones de litros de GNL se derraman en el agua de un buque cisterna de GNL, los vapores inflamables desprendidos pueden viajar hasta 5 kilómetros.” Profesor Jerry Havens, 16 de agosto 2005 Portland (Oregón) – Centro de Conferencias Billy Frank

Santa Cruz de Tenerife y Granadilla. Marcados en un círculo, zonas de un radio de 6,5 km alrededor de la posible situación de un buque gasero en la rada de Santa Cruz y de una posible instalación de GNL en el Polígono Industrial de Granadilla. La legislación española sobre actividades peligrosas (Reglamento de Actividades Molestas, Insalubres, Nocivas y Peligrosas RAMINP) es de 1961 y establece 2000 metros de distancia a núcleos poblada. La legislación de California, de 1977, establece un radio de seguridad de 6,5 km alrededor de las instalaciones de GNL.

Mito:
El GNL es una fuente de energía limpia.
Realidad:
Contamina.

Las importaciones de GNL emiten toneladas de óxido de nitrógeno y otros contaminantes que se sabe que causan asma y otras enfermedades respiratorias.
La extracción de gas natural licuado se ha traducido en algunos de los proyectos ambientalmente más devastadoras del mundo.

En la isla de Sakhalin (Rusia) Shell y ExxonMobil están extrayendo petróleo y gas en un medio ambiente marino virgen que es el hogar de la ballena gris del Pacífico Occidental, críticamente amenazada. El proyecto Sakhalin ha estado envuelto en problemas, incluyendo la muerte masiva de peces, dos derrames de petróleo significativa, y la contaminación del suministro de agua local. Ha dado lugar a protestas generalizadas de los residentes locales, así como los bloqueos encabezados por los pueblos indígenas que han visto su economía de subsistencia afectada por estos proyectos.
En los campos de gas Camisea en Perú, un proyecto de gas está abriendo uno de los valles de selva tropical en la Amazonia, amenazando los medios de subsistencia de las comunidades indígenas ribereñas y la supervivencia física de poblaciones indígenas aisladas.

Las terminales de GNL emiten grandes cantidades de óxido de nitrógeno y de partículas. Un estudio realizado para la recientemente rechazada terminal de GNL de Puerto Cabrillo cerca de Oxnard determinó que produciría alrededor de 270 toneladas de contaminantes por año, convirtiéndose en el mayor contaminador del Condado de Ventura.

Mito:
El GNL es barato, y bajará las facturas de energía.
Realidad:
Es tan caro como el petróleo y seguirá aumentando de precio.

El GNL es un producto global cuyo precio está aumentando rápidamente a medida que aumenta la demanda y el suministro desciende lo cual llevaría a mayores costes de los servicios públicos.
El Departamento de Energía de EE.UU. estima el costo de producción de gas norteamericano a menos de 3 dólares por 300 metros cúbicos, mientras que cita el costo para llevar gas natural licuado a California a más de 4 dólares por 30 metros cúbicos. Es difícil imaginar cómo la sustitución por gas natural nacional más barato por GNL importado de alto precio bajará los precios del gas natural en California. La demanda de gas natural ha sido relativamente baja en los EE.UU. durante los últimos años, y actualmente los niveles de almacenamiento de gas natural se encuentran en máximos históricos. Es cierto que entre 2002 y 2004 el precio del gas natural se duplicó. Sin embargo, muchos defensores de los consumidores y los grandes consumidores industriales de gas creen que detrás de esto está la manipulación del mercado, no las leyes de la oferta y la demanda.

Un día se acabará

Mientras se debate sobre el volumen de gas natural que queda en el mundo, una cosa es segura: algún día se acabará. Quemarlo tan rápido como podamos sólo conducirá a que ese día llegue más temprano que tarde.

Mito:
Desarrollar el GNL creará puestos de trabajo.
Realidad:
La construcción de una instalación de GNL creará unos pocos cientos de empleos de corto plazo en la construcción, y sólo unas pocas docenas de puestos a largo plazo, altamente especializados.

La mayoría de los otros trabajos relacionados con el GNL se encuentran en el extranjero, en los lugares donde se extrae el gas. La energía renovable, sin embargo, crea muchos puestos de trabajo permanentes aquí en los EE.UU. Según un estudio realizado en 2002 por Cal-PIRG, la industria de la energía del viento proporciona siete veces más puestos de trabajo nacionales que la industria del gas por megavatio, la energía solar dos veces más, y la geotérmica de 11 veces más.

Mito:
El gas natural licuado tiene un impacto mínimo sobre el calentamiento global.
Realidad:
Sí contribuye al calentamiento global.

El gas natural es un combustible fósil que, cuando se queman o se libera en la atmósfera, contribuye al calentamiento global. El proceso de llevar el GNL de un continente a otro aumenta considerablememte las emisiones.

Si bien es cierto que las centrales de gas natural emiten aproximadamente la mitad de dióxido de carbono que las plantas de carbón, la combustión de gas natural necesarios para la producción y transporte de GNL a las plantas agrega 20 a 40 por ciento más de dióxido de carbono que quemar solo gas natural. Esto incluye la extracción del gas de la tierra, procesar el gas para cumplir las normas de EE.UU., su transporte a través de gasoductos (muchos de ellas con fugas), la refrigeración, el transporte marítimo, y luego su conversión de nuevo a gas natural. Al final, el GNL es una fuente importante de gases de efecto invernadero, y la inversión en infraestructura de GNL aumenta nuestra dependencia de combustibles fósiles que desestabilizan el clima.
En resumen, el GNL es una fuente importante de gases de efecto invernadero.

GNL y el calentamiento global.

La industria del gas natural licuado siempre presenta al GNL como un combustible limpio, como si fuera idéntico al gas natural de producción nacional que llega por gasoducto. Sin embargo, el ciclo de vida de GNL añade una cantidad significativa de las emisiones de gases de efecto invernadero además de los producidos por el gas natural nacional. En la extracción del gas natural licuado, su licuefacción, gasificación y las fases de transporte se generan emisiones adicionales de gases de efecto invernadero significativas. Dependiendo de la calidad del gas y la distancia que debe recorrer el GNL, el gas natural licuado que cruza el Pacífico puede añadir 20 a 40 por ciento más de emisiones de gases de efecto invernadero que el gas natural nacional. Cada segmento de la cadena de suministro del GNL emite gases de efecto invernadero.

Las plantas de licuefacción, que se encuentran en la región de origen del gas natural licuado, utilizan grandes cantidades de energía para generar potencia y hacer funcionar los compresores que enfrían el gas natural. Esto utiliza entre el 9 y el 10 por ciento del gas natural que se embarca.

Los barcos que transportan el GNL son propulsados por combustible diesel marino y GNL vaporizado, que emite cantidades importantes de dióxido de carbono durante el proceso, que varía según la distancia recorrida a través del océano, y luego el barco casi vacío tiene que regresar para recoger más, quemando más fuel. Esto produce otro 7 a 12 por ciento de emisiones.

Las plataformas de producción, gasoductos, y las unidades de regasificación en las terminales de importación son de alto consumo energético, es decir, los combustibles (sobre todo gas natural) se convierten en dióxido de carbono y se emiten a la atmósfera.
Las plataformas de producción y las instalaciones de procesamiento de gas de forma rutinaria queman parte del gas que se produce.

El gas natural es principalmente metano y pequeñas cantidades de gases de hidrocarburos más pesados como el etano y propano. Cuando estos gases se queman producen dióxido de carbono y vapor de agua. Sin embargo, algunos depósitos de gas también contienen cantidades significativas de dióxido de carbono de origen natural. Generalmente este dióxido de carbono es simplemente soltado a la atmósfera, contribuyendo al calentamiento global. La mayor parte de los yacimientos de gas natural de América del Norte que abastecen a California generalmente tienen un bajo contenido de dióxido de carbono de dos por ciento o menos. En contraste, los campos de gas de Cuenca del Pacífico que puedan servir como fuentes de gas natural licuado, en particular en Australia e Indonesia, tienen alto contenido de dióxido de carbono, que van desde 10 hasta 15 por ciento. Este “débito” inherente de dióxido de carbono agrava aún más las consecuencias del cambio climático por la importación de GNL desde estos puntos de origen cuando se expulsan a la atmósfera.

Durante todo el proceso, el metano se escapa de forma rutinaria por fugas de los gasoductos, tanques de almacenamiento, compresores, válvulas y los sellos; el metano es también ventilado directamente de las plantas de procesamiento de gas. Si bien las fugas rutinarias y la ventilación no son grandes en términos de flujo de masa, el metano es un gas de efecto invernadero 23 veces más potente que el dióxido de carbono por unidad. Según un estudio, el rango de la pérdida de gas natural a través de estos procesos es de aproximadamente el 1,4 por ciento.

Por último, no todo el metano se quema totalmente cuando se quema el gas, y estas cantidades también deben ser contados. Según un estudio del proyecto de BHP Billiton Cabrillo Port, propuesto en la costa del Sur de California, (que fue vetado por el gobernador Arnold Schwarzenegger en mayo de 2007), todos los aspectos del proyecto combinado (licuefacción, el transporte, el consumo de gas natural licuado) tendrían como resultado aproximadamente 25 millones de toneladas de gases de efecto invernadero por año, las emisiones equivalentes de casi 5 millones de automóviles.

Mito:
El GNL es un “combustible puente” para las energías renovables.
Realidad:
Se desplazarían las alternativas más limpias.

Las nuevas infraestructuras de GNL tendrían un coste de construcción de millones de euros. Este dinero podría estar mejor invertido en alternativas limpias, como la eficiencia energética y las energías renovables.

La importación de GNL en California será un enorme retroceso para nuestras iniciativas de energías renovables. La industria de los combustibles fósiles está gastando miles de millones para extraer gas natural de los rincones más lejanos del mundo, y se gastan miles de millones más para construir la infraestructura necesaria para el GNL. Ninguna institución financiera invertiría miles de millones en algo que sólo es un arrello temporal.

Simplemente no existe la demanda tanto de GNL como de energías renovables que el gobernador Schwarzenegger y otros dirigentes del Estado han prometido. Si se permite al GNL invadir nuestra red de energía, lo hará a costa de la industria de las renovables. Esto se debe a que el GNL estaría subvencionado por los contribuyentes y favorecido por las grandes empresas, por lo que recibiría un trato preferencial. Si bien la tecnología de las energías renovables está disponible, y poco a poco estamos aumentando nuestra capacidad de energía renovable, no es mediante el apoyo o los subsidios previstos para los combustibles fósiles como el gas natural licuado.

Más razones en contra el GNL:

El GNL y la guerra
Llevará a más guerra

Igual que el petróleo, la dependencia de gas natural licuado conducirá a una mayor intervenciones militares. Gran parte de los codiciados yacimientos de gas del mundo se encuentran en lugares como Irán, Irak, Asia Central y otros “puntos calientes”del planeta.La película de 2005 Syriana es una historia ficticia sobre el tenebroso mundo del comercio de alto nivel de petróleo y gas, espías internacionales, y terrorismo. El subtexto de su complicada trama es la dinámica geopolítica del comercio de petróleo y gas natural, y la película culmina con un ataque terrorista contra un buque cisterna de GNL.

 Fotogramas de Syriana (2005)

Si bien ésta es una representación ficticia de los impactos que el comercio de petróleo y gas tiene sobre la geopolítica, su historia está muy fuertemente basada en hechos y tendencias reales. Importar GNL innecesariamente coloca a los mercados de gas y electricidad de la Costa Oeste al capricho de la política internacional. También se profundizaría nuestra dependencia exterior de combustibles fósiles, y aumentaría la probabilidad de una intervención extranjera.

El GNL y los derechos humanos y medioambientales
Conduce a abusos de los derechos humanos y sobre el medio ambiente

Los proyectos de extracción de gas natural licuado han conducido a la propagación de enfermedades en la Amazonia, abusos cometidos por el ejército de Indonesia contra el pueblo de Papúa Occidental, y la degradación de los modos de vida indígena en la isla Sakhalin, Rusia.

Enlaces a la información original:
Gas Natural Licuado: la opción equivocada para California.
GNL: Amenazas e impactos
GNL y el calentamiento global
GNL y la salud
El GNL es peligroso
El GNL y la guerra
El GNL desplazará a las energía limpias

La situación en Canarias.

En una sola frase: Desinformación, contradicciones y ausencia de debate.

 
Barco gasero en la rada de Santa Cruz de Tenerife. junio 2009.

En Canarias hemos tenido proyectos de instalaciones de Gas Natural Licuado en Gran Canaria y Tenerife.
El proyecto de Gran Canaria ha sido abandonado debido a la oposición firme de los ayuntamientos de la Mancomunidad del Sur de la isla.

En Tenerife el proyecto de instalaciones de GNL está unido al del puerto industrial en Granadilla. Sus impulsores son los mismos empresarios que han liderado el acelerado consumo de territorio en la isla, una economía basada en el piche y el hormigón, construcción, obras públicas, infraestructuras y más construcción, perjudicando gravemente el futuro de las islas como territorio sostenible, perjudicando un modelo de transporte sostenible y protagonizando de paso casos de corrupción político-económica llamativos, aún en curso de instrucción.

Recientemente se ha destacado el grupo de opinión “Avante Canarias”. Dentro de se grupo algunos empresarios ligados a la oligarquía de la isla, otros están siendo investigados por diversos delitos. “Avante Canarias” se ha caracterizado por presionar en los medios de prensa como El Día a favor de la instalación del gas, pero sin establecer el necesario debate y sin ofrecer información clara de las ventajas (si es que las hay) y sobre todo de los peligros de esa fuente de energía, es decir, con muy poco fundamento.

Dos textos básicos de lectura imprescindible:

El negocio energético en Canarias
Ecologistas en Acción de Canarias.
junio 2005
El futuro energético de Canarias. Amenazas y oportunidades.
Roque Calero Pérez
septiembre 2006

El colectivo Toda Canarias contra el gas llevó a cabo actividades de información sobre el gas natural licuado sobre todo hacia 2005. Actualmente sus sitios web no tienen actividad. Agapito de Cruz, uno de los promotores de esa iniciativa, ha llevado a cabo una gran y tenaz labor de divulgación a lo largo de los años, escrito numerosos artículos en prensa informando y alertando sobre los peligros del GNL: por ejemplo: ¿Con gas o sin gas?(julio 2005) , El gas natural en Canarias (agosto 2007), El dios de los hielos (septiembre 2007) o Macroirregularidades de un macropuerto (febrero 2009).
En la manifestación contra el puerto de Granadilla del 14 de marzo de 2009 entre otros colectivos estuvo Tabona, uno de los integrantes de Toda Canarias contra el gas, con una pancarta destacando la peligrosidad de las instalaciones del GNL.
Manifestación contra el proyecto de puerto industrial de Granadilla, marzo 2009.

La Plataforma Ciudadana contra el Puerto Industrial de Granadilla ha publicado recientemente un detallado análisis sobre el futuro de la energía en Canarias de lectura recomendable: El futuro energético de Canarias
También han difundido un interesante texto remitido desde Galicia que explica la situación de la regasificadora de la Ría de Ferrol. Tanto la ubicación de las instalaciones como todas las promesas incumplidas entorno a él pueden ser extrapolables al caso de estas Islas Canarias: Gas Natural Licuado: un testimonio desde Galicia

 

El Plan Canarias, presentado públicamente en octubre de 2009, no contempla la implantación de GNL, aunque contradictoriamene el propio presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, ha afirmado (en sintonía con determinados empresarios) la necesidad de esta fuente de energía. Las empresas que debería haber puesto en marcha los proyectos de GNL parece haber empezado a renunciar a ellos y buscar la vía de la energía eólica (lo que demuestra que no se trataba de una necesidad estratégica sino de un negocio). Las Islas Canarias, con un potencial enorme en energía eólica o solar están a la cola en inversión y desarrollo de renovables en el conjunto del Estado. Etc, etc

A modo de muestra, una pequeña selección de noticias recientes relacionadas con los proyectos de GNL en Canarias:

15 octubre 2009: Gascan se desmantela en Gran Canaria y deja paso al Bolsín
14/10/2009: López Aguilar: ”El proyecto gasificador no se cancelará”
13/10/2009: El ‘Plan Canarias’ no contempla el desarrollo del gas en las Islas
23 septiembre 2009: Gascan: La nueva estrategia a favor de Granadilla
22 agosto 2009: Gascan también abandona Tenerife
21 agosto 2009: El Puerto de Granadilla su proyecto y la regasificación
13/08/2009: GasNatural se adjudica once proyectos de parques eólicos en Canarias
26/09/2009: El gobierno insiste en que “sin gas” no habrá desarrollo económico en las Islas
16/09/2009: Antonio Morales: Insisten en gasearnos
04/09/2009: Nueva Canarias (NC) exige al Gobierno de Canarias que se “despreocupe” del gas y se centre en las energías renovables
Colección de artículos en Crónicas desde el Paraíso: (noviembre 2005-diciembre 2008)

Agradecimientos:

Chematante de http://lacasademitia.com/. Sin permiso alguno he saqueado su web recogiendo noticias que siempre comenta acertadamente.
Sarah Kagan de www.pacificenvironment.org y Rory Cox de lngpollutes.org. Tras ponerme en contacto con ellos me han permitido usar sus escritos, animándome a utilizarlos y difundirlos.
Manolo Amorín. Me he permitido utilizar su carta enviada a la Plataforma Ciudadana contra el Puerto Industrial de Granadilla, convirtiéndola en undocumento de referencia.

Recommend to friends
  • gplus
  • pinterest

About the Author

Deja un comentario