Biobíogenera durante el mes de octubre comienza su intervención del terreno de 54 hectáreas donde pretende instalar la mayor termoeléctrica a gas del país llamada El Campesino y las consecuencias son nefastas para los agricultores vecinos: obstrucción del canal El Carmen, desvío de aguas del canal hacia otros canales e inundación del predio aledaño. A pocos meses de obtener su Resolución de Calificación Ambiental (RCA) se hace notar la verdadera cara de Biobíogenera, que se hace llamar el “buen vecino” de la comunidad de Bulnes.

Molestia y preocupación entre la comunidad agrícola de Bulnes provocan las primeras intervenciones por parte de la empresa Biobiogenera que pretende instalar dos centrales termoeléctricas de 1.140 MW en el corazón agrícola de la Ciudad de las Camelias. El hundimiento del puente que pasa por sobre el canal El Carmen obstruyó el paso de las aguas que sirven de abastecimiento de los campesinos para uso humano, ganadero y agrícola por más de diez días, hechos sucedidos durante la tercera semana de octubre. “Se realizó una visita al terreno del canal El Carmen encontrándose que se había pasado maquinaria pesada sobre un puente que tiene acceso al predio de ellos, con consecuencias, el puente se cayó dentro del canal. Y la solución que le dieron ellos fue cruzar unos postes sobre el puente”, lo que obstaculizó el libre escurrimiento de las aguas con los restos del puente de madera, cauce del que se abastecen alrededor de 38 familias, provocando la inundación de un predio aledaño de vecinos cuenta sorprendido Carlos Cares, que en su experiencia como administrador del canal El Carmen, nunca le había tocado enfrentarse a una situación similar.

Postes que se situaron por sobre el puente antiguo de madera.

Postes que se situaron por sobre el puente antiguo de madera.

“Están pasando por encima de todos” protesta Miguel Espinoza, representante de los parceleros de El Carmen, quien dice que si no es por las lluvias que sucedieron durante el sábado 15 y domingo 16 de octubre hubieran pasado por una situación crítica, considerando que este es el año en con la mayor sequía que se tiene registro.

Frente a esta situación “la comunidad, y también algunos regantes como Miguel y otros más, presentaron los reclamos correspondientes como lo indica la ley ante la DGA” manifiesta Manuel Larraín, presidente de la comunidad del canal El Carmen. Para el presidente del canal el parece importante especificar que “el canal es anterior al camino de acceso de la parcela de la propiedad que tiene Biobíogenera, y por lo tanto, ellos tienen la obligación de tener su puente y permitir el libre paso de las aguas como corresponde, y así lo indica la ley” aclara Larraín. Sin embargo, el accionar y discurso de la empresa lo caracteriza como contradictorio por como se da en los hechos:

“(…) por un lado piden legalmente el permiso por la prensa y como corresponde para tener la autorización para poder intervenir el cauce y colocar los puentes, pero por otro lado actúan de hecho, y al actuar y colocar estos postes de cemento dañaron el puente y dejaron caer los palos y la madera que tenía el puente anteriormente dentro del cauce del canal” recalcando el representante de la comunidad del canal El Carmen, que a pesar de que el 20 de octubre limpiaron el canal, la empresa nunca buscó un mecanismo trasparente para solucionar el problema sino que “siguen así como si no hubiera pasado absolutamente nada”.

Puente de madera antiguo que bloqueó el paso del canal El Carmen.

Puente de madera antiguo que bloqueó el paso del canal El Carmen.

Al contrario, la solución temporal consistió en desviar las aguas del canal al ramal San Manuel a pocos metros del lugar. “Agua arriba del puente, debe haber una 400 o 500 metros más arriba, hay un marco donde sale el ramal San Manuel. En una visita que se le realizó al canal se encontró el agua desviada, prácticamente todo el ramal San Manuel, seguramente con el fin de evitar la inundación del camino para que ellos pudieran pasar” agrega el administrador del canal El Carmen, Carlos Cares.

Más claro que el agua: Biobíogenera, problemas para la comunidad

Sin embargo, la preocupación de los vecinos no termina, ya que es conocido el daño que va a provocar a otros caneles como El Maule, que va a recibir los residuos industriales líquidos (riles) tal como declaró la empresa en su Estudio de Impacto Ambiental.“Este canal va a recibir los residuos líquidos, los riles que se llaman, en el (canal) derivado Maule y el Palpalillo. En ninguno de los dos se hicieron los estudios de cómo se van a recibir (las aguas) y que no cambie la calidad del agua el cual estarían recibiéndose. Insistimos, este es un hecho grave” denuncia el vocero del Comité Bulnes Sin Termoeléctricas, entendiendo el daño que ya ha provocado la empresa, evento del cual Biobíogenera tampoco ha sido transparente.

El bloqueo del canal provocó la inundación del predio aledaño que se encuentra cauce arriba.

El bloqueo del canal provocó la inundación del predio aledaño que se encuentra cauce arriba.

“A mí me afecta porque yo riego con esos derrames más o menos 60 hectáreas y si me van a contaminar las aguas ¿Qué voy a hacer?” se cuestiona el campesino Espinoza, que se vería esta vez doblemente afectado por Biobíogenera de instalarse la termoeléctrica. “Hay varios campesinos más, parceleros ahí, que riegan con (el canal) El Maule. Nos sobra agua y ahora si nos envenenan esta agua con los residuos de la termo nos echa a perder todo” dice Miguel que hace de la agricultura su medio de subsistencia, como tantos parceleros de Santa Clara, San Luis Cerrillos, Los Marcos y Los Tilos, por mencionar algunos de los sectores aledaños.

“No es un buen vecino como se hacen llamar. Reiteradamente han puesto dinero por delante para acallar la fuerte oposición que se ha generado en toda la región al megaproyecto y que es una empresa que sistemáticamente ha incurrido en ilegalidades” dice Parada que junto al Comité Bulnes Sin Termoeléctricas han levantado una campaña para informar a los vecinos y vecinas de las Ciudad de Las Camelias.

img_1061
Por otro lado, la preocupación crece como bola de nieve debido a que la empresa ya se adjudicó el año pasado los derechos por aprovechamiento de aguas de las napas subterráneas de 150 litros por segundo, lo que equivale al riego 150 hectáreas, siendo que el predio es desólo de 54 há. Carlos Cares que también trabaja en la inscripción de aguas le llama la atención la rapidez con que se realizó el proceso. “Ese trámite por lo menos demora dos hasta cinco años o más. Entonces, llama la atención que en tan poco tiempo ellos se hayan adjudicado ese caudal y una gran cantidad”. “Fue cercano a los seis a ocho meses donde expresamente se adjudicaron uno de los pozos de 120 metros de profundidad con 150 litros por segundo” detalla Andrés Parada quien además destaca que como comunidad opositora van a emprender acciones.

Dentro de esto último, junto a las comunidad opositora de Penco, Lirquén, Talcahuano y Tomé que se opone al proyecto asociado que fue fraccionado, el Terminal GNL Penco-Lirquén, presentaron las reclamaciones ante el Comité de Ministros para que revoque la RCA. “Se hicieron tres reclamaciones: una fue por el uso del agua, precisamente; otra fue por las observaciones que no están totalmente respondidas; y otra por el fraccionamiento del proyecto” manifiesta el vocero de Bulnes Sin Termoeléctricas, que sumado a la oposición social y política esperan detener la instalación del proyecto en el valle agrícola de Bulnes.

Podcast sobre intervención del canal El Carmen

Recommend to friends
  • gplus
  • pinterest

About the Author

Deja un comentario