Nuevas autoridades municipales de Bulnes ratifican su oposición al mega proyecto termoeléctrico que pretende instalarse en el corazón agrícola de Bulnes. Es el caso del nuevo alcalde, Jorge Hidalgo, y la concejala, Thelma Guzmán, quienes a través de declaraciones ratificaron su oposición a la Central El Campesino. Hidalgo a través de su perfil de Facebook, dio un mensaje abierto clarificando sus argumentos del porqué oponerse a la mayor termoeléctrica a gas señalando “ahora hay que pasar de la información y la educación, a la acción, y espero que cada bulnense comprenda lo trágico y aberrante de esta instalación, la instalación de un gigante depredador del Medio Ambiente y del Nicho Ecológico. Un alterador por excelencia, un confusor astuto, un enemigo con piel de oveja” dijo el nuevo alcalde de Bulnes.

Similar fue el caso de Guzmán, quien además es dirigente de la Federación Nacional de Trabajadores de la Salud (FENATS), por lo que entiende el grave perjuicio que tendría para la calidad de vida y la salud de todos los bulnenses, ya que si bien el proyecto se instalaría en el sector rural de Los Tilos, la pluma de emisiones contaminantes se concentraría en el sector urbano de la comuna:

 

 

Declaración completa de Jorge Hidalgo:

YO DIGO NO A LA TERMOELÉCTRICA

Estimadas vecinas y vecinos de Bulnes, he decidido participar de la campaña radial NO A LA TERMOELÉCTRICA, porque tengo la certeza absoluta que estas actividades son nefastas para el desarrollo humano, para el desarrollo social, para la salud del ambiente, y sobre todo para la salud de las personas. Mientras yo tenga los recursos, la posibilidad, y las instancias legales, trataré por todos estos medios, de evitar la instalación de esta perversa mentira disfrazada de desarrollo inocuo.
Amigas y amigos de Bulnes urbano y rural, el desarrollo económico, no se puede lograr a cualquier costo, eso es de ilusos y de personas egoístas. -Quiero decirles que una vez analizado este tema con mis asesores ambientales, con los cuales estamos trabajando a fondo, hemos detectado muchos factores que podrían afectar la salud de las personas que habitan en el área de influencia, que comprende decenas de kilómetros a la redonda. Algunos de esos factores son:
Diseminación de gases nocivos hacia los cultivos, tierra y aguas de escorrentía natural. (Pozos, ríos, lagunas, canales, esteros, y por percolación hacia los suelos mediante la lluvia acida, también las napas freáticas se verán afectadas.) Las torres de liberación de gases a la atmósfera, eliminarán miles de millones de partículas diariamente, y mediante la acumulación en el tiempo, provocarán una alteración profunda en el ecosistema, el biotopo, y la calidad de los productos que se generan de las actividades agrícolas y ganaderas.
Uno de los gases más peligrosos generados por estas centrales, el ozono troposférico, resulta muy perjudicial para la salud humana, ya que provoca severas irritaciones del aparato respiratorio, agravamiento de las alergias, reducción de la función pulmonar, empeoramiento de enfermedades respiratorias crónicas etc. -Todos estos efectos pueden afectar a toda la población de Bulnes, pero especialmente, como es lógico, a población de mayor riesgo como son niños, ancianos y personas enfermas.
La lluvia ácida, producida por los óxidos de nitrógeno y el dióxido sulfuroso, tiene efectos directos sobre la salud como faringitis, rinitis, conjuntivitis, laringitis, bronquitis agudas y crónicas y pueden causar crisis asmáticas. También tienen efectos indirectos sobre la salud a través del suelo y los vegetales, porque al caer hacen que metales pesados que se encuentran de forma natural en el suelo se liberen debido a la acidificación del suelo, pasando a los vegetales y posteriormente a los animales que los consumen, entre ellos el hombre que acumula estos metales pesados en su organismo, pudiendo acarrear enfermedades en el hígado, riñón, intestino e incluso importantes enfermedades neurológicas.
Amigas y amigos, es posible que todas estas cosas quizás ustedes ya las sepan, y realmente espero que así sea, sin embargo ahora hay que pasar de la información y la educación, a la acción, y espero que cada bulnense comprenda lo trágico y aberrante de esta instalación, la instalación de un gigante depredador del Medio Ambiente y del Nicho Ecológico. Un alterador por excelencia, un confusor astuto, un enemigo con piel de oveja.
Nadie de la actual administración comunal parece haber advertido estos problemas en estos 4 años, o quizás no les convenía advertirlos. En cualquier caso, la pelea se dará, porque nadie en Bulnes puede entrar con los ojos vendados y de rodillas a un matadero de la naturaleza. La gente que sí piensa sabe que se debe pensar comunalmente, globalmente, y no personalmente.

YO GRITO “NO A LA TERMOELÉCTRICA”

JORGE HIDALGO OÑATE.

Recommend to friends
  • gplus
  • pinterest

About the Author

Deja un comentario