El titular del Terminal GNL Penco-Lirquén intenta realizar un nuevo lavado de imagen cambiando la razón social del proyecto. Desde inicios del movimiento que el nombre “Octopus” le ha pesado a una empresa marcada por las malas prácticas y el serio cuestionamiento de un megaproyecto energético por el daño medioambiental y social que provocaría en las costas y valles de la Región del Biobío.

En resolución exenta N°009 emitida el 6 de enero del presente año, el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) resuelve cambiar de razón social de Sociedad Octopus LNG SpA. A GNL Penco SpA. frente a la solicitud realizada por el titular del Terminal GNL Penco-Lirquén.

Es importante recordar que en reiteradas ocasiones la empresa ha cambiado de nombre y de estrategias comunicacionales lo que se refleja en las diversas consultoras a cargo, pasando incluso por Giros Consultores de Enrique Correa, uno de los mayores y cuestionados lobbystas de Chile.

Un ejemplo de esto sucedió en abril del 2014 cuando la empresa Australis Power cambia para llamarse Biobíogenera, y el proyecto Octopus a Terminal GNL Penco-Lirquén, en una afán de lavar la imagen de un proyecto que había sido ingresado y retirado tres veces del SEA.

Sin embargo, esta vez cambia la razón social de un proyecto que popularmente sigue haciéndose conocido por Octopus (pulpo en inglés), en que la comunidad en conflicto ha asociado a este proyecto a la cabeza de un pulpo con varios tentáculos, que serían las termoeléctricas que quieren instalarse en el valle agrícola de Ñuble con dos centrales en Bulnes y una Pemuco que se abastecerían del mismo terminal.

13615404_471606576452462_2797553459827191565_n

Recommend to friends
  • gplus
  • pinterest

About the Author

Deja un comentario