Todo partió a raíz de un tweet en que la empresa declaraba tener listo un contrato para la adquisición de un buque regasificador de la empresa Höegh LNG para el terminal GNL Penco-Lirquén. La acción fue rápidamente desmentida con otra noticia que aclaraba que ese buque FSRU sería adjudicado por empresas en Ghana.

7:36 de la mañana del 12 de octubre y un tweet de GNL Penco muestra un vídeo de un buque regasificador de la empresa noruega Höegh LNG que terminó de construir en dique seco y listo para el lanzamiento al mar, supuestamente para el terminal GNL Penco-Lirquén.

11:02 del 16 de octubre y una foto desde la misma cuenta de twitter muestra un montón de cajas abarrotadas señalando que “Ya llegaron las ofertas para construcción del Terminal GNL Penco por parte de importantes empresas del rubro a nivel mundial”.

Fuente: twitter @GNLPenco.

Fuente: twitter @GNLPenco.

No tuvieron que pasar muchos días para que noticias de distintos medios internacionales señalaran que los contratos de la empresa noruega estarían dirigidos a proyectos de los países de Ghana y Pakistán.

“Este actuar de Biobíogenera no es ninguna novedad. Recordemos que esta empresa comenzó mintiendo a la comunidad al con la compra del terreno para la termoeléctrica diciendo que era para uso agrícola” dijo Andrés Parada, vocero del Comité Bulnes Sin Termoeléctricas y la Coordinadora Ñuble Sustentable que agrupa a una serie de organización socioambientales de la Región de Ñuble.

“Y así ha seguido mintiendo en el tiempo, diciendo que este proyecto está casi listo cuando es otra la realidad: el terminal en Penco todavía está en proceso de consulta indígena y la termoeléctrica a pesar de estar aprobada hace un año tiene las obras completamente paralizadas”, sentencia Parada quien cree que este proyecto se ha hecho inviable económicamente producto de la oposición de la comunidad movilizada.

IMG_9786

“La noticia desinformada de medios como Radio Bío Bío y el Diario Concepción no nos sorprenden. Son los mismos medios que desde el 2014 publicitan a Biobíogenera y omiten al movimiento” manifiesta Edinson Neira, vocero de la Coordinadora Penco-Lirquén, refiriéndose a la noticia aparecida el 17 de octubre por la plataforma web de Radio Bío Bío, medio que también ha transmitido publicidad pagada de la empresa.

Neira recalca que aparte de la noticia sobre el buque regasificador se han emitido otras noticias que informan que el terminal estaría construido el año 2016 cuando hasta la fecha no cuenta con su Resolución de Calificación Ambiental.

Realidad que ratifica Pablo Rivas, asesor jurídico de la comunidad lafkenche de la Asociación Koñintu Lafken Mapu, quien señala que el Proceso de Consulta Indígena va en la etapa del “Diálogo” donde  “se permite a la Asociación expresar sus preocupaciones y propuestas en torno a los impactos ambientales y socioculturales sobre los cuales el EIA (Estudio de Impacto Ambiental) del titular no se hace cargo” dice el especialista.

En ese sentido, Rivas recalca que la “Línea de Base” del proyecto presenta serias deficiencias “siendo la más explícita, la omisión del Nguillatuwe, espacio ceremonial sagrado del Pueblo mapuche en el sector La Cata de Lirquén, que da cuenta de la presencia y resignificación de los mapuche en la ciudad”, lo que según el abogado podría abrir las posibilidades a que el SEA genere un ICSARA Complementario.12118606_443857849148932_7489774580551935446_n

Frente a la desinformación de ciertos medios de comunicación, el vocero de la Coordinadora Penco-Lirquén que más allá de estas informaciones sentencia que “lo cierto es, que teníamos razón con respecto a la consulta indígena, que debido a la oposición al proyecto Octopus no se concretó en el año 2015, 2016 y 2017″, y que así como avanza la consulta indígena este proyecto podría ser evaluado el 2018.

Recommend to friends
  • gplus
  • pinterest

About the Author

Deja un comentario